Comprensió i adaptació del relat mític (Activitat 2on ESO) [1]

A l’assignatura de Llengua Castellana de 2on de l’ESO hem optat per incorporar una activitat que pretén esperonar i fomentar entre els alumnes l’apropament a la tradició narrativa, així com la seva incorporació als imaginaris actuals configurats a través de ficcions fílmiques i fantasies elaborades al redòs dels nous llenguatges audiovisuals amb què aquesta generació d’estudiants es troba especialment empeltada. Hem optat per sel·leccionar un seguit de textos i lectures procedents de la tradició mitològica clàssica i, a partir d’aquests, oferir-los una activitat de treball creatiu i personal, en què cadascun d’ells elabori, ve una recreació descriptiva i mimètica d’un mite preexistent, vé una particular visió del relat mític emprant els elements referencials que li resulten més propers. Aquesta activitat està encaminada no només a emfortir les competències de comprensió lectora dels textos clàssics triats, sinó també la competència expressiva i la capacitat de diàleg, interpretació i re-interpretació del el propi context cultural i de les “mitologies” que genera.

En aquesta secció oferim una sel·lecció d’alguns dels textos elaborats pels alumnes, a fí de visibilitzar de manera directa els resultats d’aquest projecte.

Steven Pizcasombra (Àlex Pérez)

«Saturno tras derrotar a Urano se proclamó rey del universo, pero no por mucho tiempo. Se casó con Rea y tuvieron muchos hijos, pero Saturno, al creer que le iban a desterrar cuando crecieran, se los comía sin compasión.

Rea lloraba por sus hijos cuando Saturno no estaba presente. Entonces pensó en tender una trampa a Saturno. Al día siguiente, como siempre tuvieron relaciones sexuales, pero ese día fue distinto, nacieron los pequeños, Júpiter y Steven. Rea en vez de dárselos, le ofreció una piedra envuelta en una sábana, Saturno no se percató y se la comió. Los hermanos fueron separados, Steven fue al monte Pizcasombrus y Júpiter fue criado por una bella ninfa. Pasaron los años y Steven le guardaba un gran rencor hacia su padre Saturno.

Steven vivía en su gran casa hecha de piedra y madera. También construyó una armería para forjar armas y escudos.

Un día cualquiera, Steven se percató de que había alguien más en su armería, empezó a tener mucho frío, era el demonio Pizcasombra. Sabía del gran rencor que guardaba a su padre, Pizcasombra le ofreció hacer un pacto, Steven tenía que dejarle entrar en su cuerpo a cambio de otorgarle una gran fuerza. Con tal de derrotar a Saturno, Steven aceptó. Ese día, fue creado el ser humano más poderoso del cosmos. A Steven comenzaron a crecerle alas de dragón, patas de cabra, brazos de minotauro y unos grandes cuernos en la cabeza. Forjó una gran espada hecha con las almas de los hijos que se comió Saturno, un escudo con un gran diamante y una estrella satánica en el centro y una armadura hecha de adamantium, el material más resistente del universo. Ahora Steven estaba preparado para derrotar a Saturno. Tenía claro que iba a ir a buscarlo el 25 de diciembre, su cumpleaños. Pasaron los días y al fin llegó el momento, Saturno se iba a enfrentar al ser más poderoso de todos los tiempos, Steven. Atravesó bosques, desiertos, junglas llenas de los animales más peligrosos y venenosos del mundo entero hasta llegar al trono donde se situaba Saturno. Steven, sacó su gran espada y le retó a un duelo a muerte. Saturno, en tono chulesco, aceptó. Su hijo desplegó las grandes alas y voló hacia él, sin pensárselo le clavó su gran espada en el centro del pecho, Saturno no pudo evitar su grito de dolor desgarrado debido al dolor que le había causado. Antes de morir, hizo una última pregunta:

-Antes de perecer, ¡dime quién eres!

-Tu hijo al que quisiste devorar. Steven, Steven Pizcasombra- respondió.

Al instante le rebanó el cuello con su espada. El trono se llenó de sangre. Desde ese día, todo padre que no acepte a sus hijos, morirá en manos de Steven montado en un caballo negro en el que cuelga la cabeza de Saturno.»

La Osa Mayor (Dounia Dhimane)

«Después de que Juno convirtiera en osa a Calisto, separó a su hijo Arcas de ella, aunque se compadeció de él y lo llevó a un pueblo donde fue criado por unos cazadores, los cuales lo criaron muy bien. Desde pequeño le enseñaron a usar el arco, a degollar animales, a reconocer sus debilidades , a moverse por el bosque, cocinar…

Calisto desesperada estuvo vagando por el bosque sin saber qué hacer durante muchos días. Tras una larga exploración encontró una cueva bastante grande, perfecta para vivir en ella, y eso hizo.

Un día, Calisto iba paseando por el bosque como habitualmente hacía, mientras le echaba un ojo a unos frutos que había en el bosque. Sintió que alguien la estaba mirando, cuando se giró para ver con claridad lo que sucedía vio a un grupo de ninfas acompañadas de Diana, era su antiguo séquito. Calisto se empezó a deprimir al recordar lo que había sucedido en el lago. Las ninfas no sospechaban nada, ellas estaban contemplando la belleza de Calisto, la empezaron a acariciar mientras comentaban lo suave que era su pelaje. Diana estaba furiosa, sabía quién era en verdad, al escuchar los comentarios de las ninfas muy furiosa soltó un grito:

– ¡No adoréis a esa traidora! – dijo mientras apartaba la mano de una ninfa.

– ¿Qué no lo notáis? – exclamó señalando a Calisto.

– ¡Esa osa es Calisto, se nota por su pelaje! ¿No os habéis enterado que Juno la castigó por estar con Júpiter? – al decir lo último las ninfas se colocaron detrás de Diana, haciéndole señales para irse, ya que ellas no querían entrometerse entre Diana y Calisto, la cual se encontraba avergonzada, dio media vuelta y se fue de allí, camino a su cueva. Estaba hambrienta, aún no estaba acostumbrada a su nuevo cuerpo, no sabía muy bien qué comer. Al llegar a la cueva esta se tumbó en un rincón que había y empezó a comer unas bayas que antes había recolectado. Cuando se las acabó escuchó un maullido fuera de la cueva, la osa se levantó y se dirigió a ver lo que pasaba, cuando fue, vio a un gato azul de tamaño mediano y ojos azules de buen aspecto , este estornudó y de su boca salió un pequeño fuego. La osa algo asustada se alejó de este, sin embargo el gato la perseguía, la osa pensó que le quería decir algo, de la boca del gato salió un pequeño humo negro, cuando el humo se dispersó. Como arte de magia aparecieron más bayas, pero eran más grandes que las tenía ella. La osa quiso agradecérselo,pero no sabía de qué forma hacerlo, el gato agachó la cabeza para irse de ahí. Era un enviado por Júpiter, estaba muy arrepentido de haber hecho enfadar a Juno y que encima Calisto hubiera pagado sus consecuencias, pensó que por lo menos debía ayudarla. La osa por lo menos ya tenía con qué alimentarse. Por la noche fue hacia el lago a beber agua para después irse a dormir, mientras bebía agua sintió cómo alguien le estaba observando, giró un poco la cabeza y vio a un joven apuntándole con un arco, ella lo reconoció al instante: era su hijo, obviamente él no la reconoció por el aspecto que tenía. Los dos se miraron, nadie decía nada, solo se escuchaba la alterada respiración de la osa. En un instante Arcas soltó la cuerda, la flecha iba a acabar justo en el corazón de la osa, pero alguien interrumpió, el mismísimo gato de antes había soltado una llamarada para que la flecha que era de madera, se convierta en cenizas,así que impactó inútilmente en el pecho de Calisto. Arcas, confundido,cogió otra flecha para repetir el lanzamiento, antes de que volviera a repetir la misma escena,Júpiter intervino convirtiendo a Arcas en un pequeño oso y enviarlo al cielo,junto con su madre para protegerlos de las desgracias del mundo.

El titán colosal (Jesús Velázquez)

«Europa descendiente de Ío estaba recogiendo flores cuando Zeus vigilando la Tierra vio una muchacha preciosa recogiendo flores en un campo pleno de todos los colores.

Su piel era como la blanca nieve, sus ojos eran azules como el bello cielo, un cabello oscuro y brillante como la noche repleta de estrellas.

Zeus fascinado por la belleza de esa muchacha quedó impregnado y tan loco de amor que no dudó en transformarse en un toro blanco, y en ese mismo instante bajó a la tierra en busca de su amor.

Mientras que Europa y su séquito recogían flores cerca de la playa, ella vio al toro y acarició su cuerpo, al notar que era manso, se montó en él, entonces Zeus aprovechó esa oportunidad , volvió a su ser y raptó a Europa.

Justo en ese momento apareció un titán colosal.

Era grande, musculoso, parecía astuto y medía 5 metros. Físicamente era fuerte, tenía cabeza de lobo, unas espadas en la espalda tan afiladas y brillantes que hasta te cegaban al mirarlas, llevaba unos guantes grandes, robustos, puntiagudos con los zapatos idénticos. Tenía una armadura poderosa y dura como el acero brillante. Un aura resplandeciente le rodeaba todo el cuerpo. Sus piernas de minotauro llamaban la atención por su fortaleza. De sus ojos le salía humo blanco y de los zapatos un rayo rojo amarillento.

Después de ver eso, Zeus se sorprendió y le preguntó al Titán:

-¿Deseas algo?

-¡Sí! ¡Vengo a por Europa!

Zeus,al escuchar eso, estalló en rabia y desafió al Titán a una batalla de deidades.

El Titán aceptó y entonces empezó una larga lucha llena de divina violencia desatada: puños, patadas, poderes celestiales; uso de armas poderosas …

Todo ese conjunto de hechos duró por largos y largos años sin descanso alguno, nadie pudo retenerlos hasta que toda la materia que les rodeaba desapareció.

Duró tanto tiempo, hasta que Hera esposa de Zeus, los encerró en una bola espacio dimensional y ahí la batalla continuó sin descanso…

Años más tarde, su poder llegó a ser tan inmenso, que abrieron un portal al mundo normal.

Siguieron y siguieron luchando, ninguno encontraba el camino para vencer al otro… Hasta que de repente… el Titán usó los poderes que le quedaban para crear una arma novedosa, y justo antes de eso …¡PAM! le dislocó los dos brazos a Zeus y aprovechó ese momento para clavarle el arma creada y cortarle la cabeza.

Así terminó una larga batalla que duró eternidades, pero a pesar de ello no hubo ganador, ya que Zeus estaba muerto, el Titán debilitado, y encima ya no quedaba materia viva a causa del destrozo del combate…ni siquiera Europa,todo era blanco, parecía un mundo sin fin.»

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>