Ulises y Polifemo

Me imagino que te gusta ver películas de aventuras; tenemos historias de piratas, aventuras que transcurren en el espacio, superhéroes que luchan contra el mal…
El primer “libro” de aventuras lo encontramos en la antigua Grecia. Si quieres leerlo, tendrás que buscar en la biblioteca del Instituto la “Odisea” de Homero. Es una obra en la que vemos a Ulises intentando llegar a Ítaca, la isla de la que es rey. El viaje de regreso a Ítaca tendría que haber durado unos días, y duró nada más y nada menos que diez años. ¿Quieres saber la causa? Ahora mismo te la explico.


Hace mucho mucho tiempo, tanto tiempo que ya casi nadie se acuerda, terminó la guerra de Troya y Ulises volvía a Ítaca, su isla, donde lo esperaba la bella y paciente Penélope y su hijo Telémaco.
Ulises volvía a Ítaca por mar, con un gran barco repleto de marinos. Se les habían acabado las provisiones así que, al ver tierra, se acercaron a ella. Dejaron el barco en medio de una bahía y Ulises, con unos cuantos hombres de su tripulación, se acercó a la playa con una barca. Necesitaban urgentemente comida.
No habían caminado mucho cuando descubrieron una enorme cueva con una gran entrada. Entraron en la gruta y examinaron con atención lo que veían: había bastantes ovejas y montones de enormes quesos, y barreños, bidones llenos de leche.
Los compañeros de Ulises quisieron coger todos los quesos y ovejas que pudieran transportar, para regresar con ellos inmediatamente al barco. Pero Ulises, picado por la curiosidad, quiso saber quién era el dueño de la gruta antes de marcharse.
De manera que comieron algo de queso porque tenían hambre, y aguardaron en el fondo de la gruta a que volviera su propietario.
A la caída de la tarde oyeron balidos y ruido de pezuñas, lo cual indicaba que se aproximaba un rebaño.
Entonces, una enorme sombra se proyectó sobre la entrada y apareció un enorme monstruo con aspecto de hombre, pero mucho más grande, y tenía un solo ojo, único y espantoso, en medio de la frente.
Al verlo, los griegos comprendieron que estaban en manos de un cíclope, hijo de Poseidón, el dios de los mares… y lo más terrible… Sabían que los cíclopes eran antropófagos.
Una vez dentro de la cueva, el gigante descargó con gran estrépito un montón de leña, destinada a alimentar el fuego con el que se prepararía la cena. Luego, introdujo dentro de la cueva a todas sus ovejas y, levantando una gigantesca piedra plana, tapó la entrada de la cueva. Acto seguido, empezó a ordeñar a las ovejas.
Durante todo este tiempo Ulises y sus compañeros, inmovilizados por el miedo, permanecieron en lo más profundo de la cueva, escondidos, intentando que el cíclope no los viera.
Pero el cíclope encendió el fuego, y entonces vio a los marinos en el fondo de la gruta. Enfurecido, empezó a gritar:

– ¡Humanos! ¡Humaaanos en mi cueeevaaa! ¿Quiénes sois? ¿Acaso sois ladrones que habéis venido a robarme a mí?
Todos estaban aterrorizados, entonces Ulises, el más valiente, tomó la palabra y, humildemente, le dijo que no eran ladrones ni piratas, que eran griegos y que volvían de la guerra de Troya. Le pedían hospitalidad para aquella noche, tal como ordenaba Zeus, el padre de los dioses, y que marcharían al día siguiente sin molestarle en lo más mínimo.
– ¡¡¡Yo soy Polifeeemooo, y no obedezco las órdenes de Zeus!!! Yo soy Polifeeemooo, y mi padre es Poseidón, el dios de los mares Y lanzando una horripilante carcajada, el cíclope agarró a dos marineros por las piernas y los estrelló contra las paredes de la cueva, con tal violencia, que los sesos y la sangre se desparramaron por todas partes. Entonces, arrancando los brazos y las piernas de los muertos, se los comió ¡Srrrup!
En cuanto se hubo dormido, Ulises desenvainó su espada y buscó el corazón del cíclope, y cuando estaba a punto de hacerlo… titubeó… ¡No podía matarlo! Si el cíclope moría, él y sus hombres no podrían salir de la cueva, ya que la pesada piedra que tapaba la entrada era imposible de mover. Así que no tuvo más remedio que volver a sentarse entre sus compañeros, y esperar el horrible día siguiente, en el que tal vez todos morirían.
Al día siguiente, el cíclope volvió a coger a dos marineros por las piernas, los estrelló contra las paredes de la cueva y, desmembrándolos, se los fue comiendo trozo a trozo, mientras se chupaba los dedos.
Posteriormente abrió la cueva, sacó al rebaño y, antes de volver a cerrarla, les dijo a los griegos que no se movieran de ahí, que serían la cena de esa noche. –Ja, ja, ja
Los griegos se hallaban al borde de la desesperación, pero en la mente de Ulises se había fraguado un plan. El cíclope Polifemo había dejado en la cueva un enorme tronco, para poder alimentar el fuego durante la noche. Ulises pidió a sus compañeros que lo alisaran, que le quitaran todas las ramitas, de modo que lo dejaron liso como el mástil de un barco. Entonces, Ulises afiló la punta, y la fue acercando al fuego, de tal manera que la madera se fue poco a poco endureciendo, y parecía ya la punta de una lanza.
Cuando el cíclope volvió, se repitió la escena, y murieron dos marinos más.
Pero Ulises tenía un arma secreta. En un ánfora llevaba un vino especial, un vino que le habían dado los dioses. Era tan fuerte, tan fuerte, que unas pocas gotas de ese vino transformaban litros y litros de agua en un vino buenísimo. Los humanos lo tenían que beber rebajado. Pero Polifemo no era humano, era un monstruo terrible, así que armándose de valor, Ulises le ofreció un cuenco de ese vino a Polifemo.
– ¡Srrrup! ¡Qué bueno está! Más, más…
Y Ulises, muerto de miedo, le ofreció dos cuencos más y Polifemo, borracho, le preguntó a Ulises cómo se llamaba.
Ulises le contestó que se llamaba… “Nadie”, y entonces Polifemo dijo:

– Pues vale, Nadie. Como prueba de mi agradecimiento por haberme dado este vino tan bueno, que sepas que tú serás el último en morir. Ja, ja, ja.
Y el gigante Polifemo se durmió profundamente, ya que estaba muy muy borracho.
Ulises y sus hombres cogieron la afilada estaca y calentaron la punta, hasta que se puso al rojo vivo.
Entonces, poniéndola en sus hombros se dirigieron donde estaba el cíclope y la hincaron en su único ojo.
Ulises la hizo girar, como se hace girar un tornillo que se clava en la pared. El globo ocular hervía y se derretía por la frente del monstruo.
El espantoso Polifemo se levantó dando un alarido. Se arrancó la estaca de la frente y empezó a gritar, pidiendo ayuda a sus hermanos cíclopes que vivían en las cuevas de los alrededores.
Al oír sus gritos acudieron en tropel y le preguntaron desde fuera que qué le pasaba.
Y Polifemo rugió: – ¡Nadie me hiere! ¡Nadie me está matando!
– Pues si nadie te está haciendo daño, ¡No sé por qué nos despiertas! Y se volvieron otra vez a sus camas.
Sin dejar de aullar a causa del dolor, el gigante ciego buscó a tientas la entrada de la cueva y apartó la enorme piedra, para sentir el frescor de la noche en su cuenca vacía. Se sentó en medio de la entrada, con los brazos extendidos, para que los humanos no se pudieran escapar, ya que se quería vengar.
Y llegó la mañana. Las ovejas tenían que salir de la cueva, ya que tenían que pastar hierba y beber agua, así que Polifemo las dejaba salir, y las tocaba por encima, para saber que eran ovejas y no humanos los que salían.
Pero Ulises era muy listo, así que había atado a cada uno de los marinos debajo de una oveja, de tal modo que al salir por la entrada de la cueva, Polifemo tanteó la lana de los animales, pero no se dio cuenta de lo que había debajo de ellos. Ulises era el último, así que se cogió fuertemente debajo de una oveja y ¡también pudo escapar!
Ulises era un poco chulito, así que cuando ya estaban bastante lejos de Polifemo, cuando estaban ya en la barca, en el mar, le gritó:
-¡Nos hemos escapado, ciego Polifemo, nos hemos escapado!
Entonces el cíclope, ciego y aullando de rabia, subió corriendo y tropezando a una colina que había cerca y, enfurecido, cogió una gran roca y la tiró a donde él creía que estaba Ulises. La roca cayó por la popa, por la parte de atrás, así que Ulises, creyendo que era casi invencible, gritó al cíclope:
– ¡¡¡Polifemo!!! Si alguien te pregunta quién te ha cegado, dile que ha sido Ulises, hijo de Laertes, señor de Ítaca, el saqueador de ciudades.
Y aquí empezó la desgracia de Ulises. ¡Polifemo sabía su nombre!

Y entonces el cíclope gritó:
– ¡Padre! ¡Padre Poseidón! ¡Véngame! Ulises, hijo de Laertes, señor de Ítaca, el saqueador de ciudades, me ha cegado. Si de verdad eres mi padre y me quieres, véngame. Haz que el viaje de Ulises sea el viaje de vuelta a casa más triste, penoso y largo de toda la historia de la humanidad.
Y así fue. El viaje de Ulises a casa fue el viaje de regreso más largo de toda la historia, ya que duró 19 años.
Durante esos 19 años vivió múltiples aventuras y desgracias. Y cuando llegó a Ítaca, llegó solo, sin ningún marino, viejo, como un mendigo. Nadie lo reconoció excepto su perro, y allí le esperaron múltiples desgracias más.
Y colorín colorado, este cuento ha terminado.

11 comentaris

  1. Juan Ignacio Bono Tortolini

    Hola Rosa,
    el cuento de Ulises y Polifemo está muy bien, es muy entretenido ya que hay muchas criaturas mágicas y hay mucha acción. Ulises fue muy listo a la hora de escapar de Polifemo, aunque tendrá que tener mucho cuidado ya que cuando Polifemo invocó a Poseidón le dijó su nombre, dónde vivía y quien era su padre.
    La historia yo creo que demuestra que nada es imposible.

  2. Ilian Navarro Vradiy

    Hola Rosa,
    El cuento esta muy bien y es muy interesante por la forma de escapar que usan Ulises y su marinos.
    Ulises fue muy listo a la hora de diseñar el plan de escape y diciéndole a Polifemo que el se llama nadie para que los demás cíclopes no fueran a ayudarle. La parte que más me gusto es cuando le clavaron la estaca en el ojo a Polifemo. El cuento demuestra que hay que pensar antes de actuar porque si Ulises hubiera matado a Polifemo en la cueva nunca hubieran escapado.

    1. Pol Molina

      Hola Rosa,
      Me ha gustado mucho el cuento ya que Ulises fue muy inteligente al engañar a Polifemo. La parte que mas me gusta es cuando Ulises quiso chulearse de que había engañado a Polifemo y le dijo su nombre y que era de Ítaca. Esa fue su perdición ya que el padre de Polifemo era Poseidon, y no le puso nada fácil la vuelta a Ítaca, porque le puso muchos obstáculos en el mar.

  3. Pol Rodriguez Gomez

    Hola Rosa,
    El cuento está muy bien, me gusta mucho ya que hablan de algunos dioses y lo mejor es que sale un cíclope y a mi me encantan. Ulises pensó en un plan infalible que no falló el problema fue cuando Ulises le dijo su nombre a Polifemo, y allí empezaron los problemas,haciendo que Poseidón les hiciera el peor viaje de sus vidas.
    La moraleja creo que es pensar las cosas antes de hacerlas.
    Gracias por tu atención.

    1. David Márquez

      Hola Rosa,

      Me ha gustado mucho el cuento porque es muy interesante y divertido. La hora del cuento es mi hora favorita, traes muchos cuntos variados y tenemos la atención para escucharlo perfectamente y meternos en la historia. En general me gustan todos y como los explicas, pero me ha gustado mucho el de Ulises. Era un cuento que no me havia oido nunca, en general muy bien, gracias por tu esfuerzo.

  4. ÁLVARO MORENO VALDIIVA

    Hola Rosa,

    El cuento está genial. Me gusta mucho como introduce cultura y vocabulario nuevo, al igual que todos los cuentos. Ulises fue muy inteligente al engañar a Polifemo varias veces. Mi parte favorita es cuando Polifemo le dice a sus amigos que nadie le está matando, es ingenioso y divertido. Ulises cometió un error al decir su nombre real, ya que no pensó en las consecuencias, demostrando que hay que pensar antes de actuar.

    Gracias.

  5. Jorge

    Hola Rosa

    Me gusta mucho el cuento es muy divertido, a demás los de la hora de lectura son interesantes por que hay cuentos que no los he escuchado i me gusta escucharlos porque así aprendes cuentos antiguos y aprendes cosas nuevas y siempre va bien aprender cosas que son de hace tiempo para saber lo que pasaba.

    Gracias por contarnos estos cuentos.

  6. Jasón

    Hola Rosa
    Me ha gustado mucho el cuento, este cuento nos enseña muchas cosas, yo creo que la más importante es pensar antes de actuar, porque cuando Ulises dijo su nombre se le complicó su siguiente aventura por culpa de Poseidón, Poseidón estaba enojado porque mató a su hijo polifemo, como consecuencia Ulises tubo que sufrir después de matar al hijo de Poseidón.
    Moraleja: Debemos de pensar antes de actuar y de hablar porque luego hay consecuencias de nuestros actos.

    Muchas gracias por leer mi opinión o crítica del cuento.

  7. Lucía Regidor Leal

    Hola Rosa
    Este cuento me ha parecido muy interesante y divertido. Lo que más me gusta de la hora del cuento es los cuentos que cuentas y como lo cuentas, sobre todo porque le pones acción y diversión ya que lo cuentas de una manera diferente. otra cosa que también me gusta de la hora del cuento es que todos los cuentos que cuentas como son bastantes antiguos yo por lo menos no los conocía y me ha gustado saberlos y espero que sigas contando cuentos porque se te da muy bien.

    Gracias por tu implicación contando los cuentos.

  8. Ainhoa

    Hola Rosa

    El cuento me ha gustado mucho , es muy interesante y entretenido. La hora del cuento es una de mis asignaturas preferidas porque podemos descansar después de estar tantas horas estudiando y así nos relajamos un poco además aprendemos a escuchar y no solo a trabajar, me gusta mucho como cuentas los cuentos, muchas gracias por este regalo que haces a tus alumnos y tengo ganas de escuchar muchos más.

    Muchas gracias por hacernos explicarnos tus cuentos.

  9. Esther González Moral

    Hola Rosa!
    Me ha gustado mucho el cuento, pero no solo este, me gusta mucho que cada semana nos cuentes un cuento y lo hagas de forma tan interesante y divertida.
    Pero en concreto este cuento es muy divertido y la forma que Ulises decide emplear para salir de la cueva es muy graciosa, y a la vez te enseña que tienes que pensar antes de hablar por que si no las cosas que has hecho muy bien, acaban mal.
    También nos enseña que no hay que cantar victoria antes de tiempo ya que el otro bando puede ganar, y eso es lo que sucedió en el cuento.
    Muchas Gracias! Un saludo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>