Antes de hablar hay que pensar

¿Te riñe la señorita porque intervienes en clase sin levantar la mano?

¿Eres de esos alumnos que dicen en voz alta lo primero que se les pasa por la cabeza?

Lee este cuento y reflexiona: A ver si te pasa a ti lo que a sus protagonistas, y pierdes la oportunidad de tu vida.

 

LOS TRES DESEOS

Hace mucho, mucho tiempo, tanto tiempo que ya casi nadie se acuerda, había una vez un viejo y una vieja que vivían solos, en una casita en medio del bosque.

Aunque eran pobres, en verano no les faltaba un botijo en donde podían beber agua fresquita todo el día. Y al marido le encantaaaban las morcillas fritas.

Pero después del verano llegó el otoño, y después el invierno. Ya no les hacía falta el botijo, porque hacía mucho frío. Tampoco comía el marido morcillitas fritas, porque hacía tiempo que se les habían acabado, y no podían bajar al pueblo porque todo estaba nevado.

Hacía muuucho frío, y ya no tenían nada para comer. La leña también se había acabado, así que, como hacía tanto frío, se metieron en la cama para dormirse abrazados.

Pero de repente se oyó una voz lejana:
“Pídeme tres deseos y te los concedereeee”

La mujer le preguntó si había oído algo, y como no estaban muy seguros, callaron por si se oía otra vez la voz
“Pídeme tres deseos y te los concedereeee”

¡Era cierto! ¡Era cierto! Alguien concedía deseos!!!

Así que se levantaron corriendo y se sentaron en la mesa de la cocina, a ver si oían otra vez la misteriosa voz.
“Pídeme tres deseos y te los concedereeee”

-Ohhhhh –dijo el marido- Ahora me comía yo una morcillita frita frita fritita…
Y entonces surgió de la nada una morcilla frita.

-Ahhhh –gritó la mujer- Pero qué has hecho!!! Has perdido un deseo!! Tonto, más que tonto, requetetonto!!! Te merecías que se te pegara la morcilla a la punta de la nariz.

Y se le pegó la morcilla a la nariz
-¡Socorro! ¡Socorro! ¡Tengo una morcilla en la nariz! ¡Socorrooo! ¡Socorrooo!

Y entonces tuvieron un problema. ¿Gastaban el tercer deseo pidiendo que se fuera la morcilla de la nariz o no?
La mujer le decía que no se preocupara, que la morcilla no se notaría, que se la podía tapar con un pañuelito, y que era mejor que gastaran el deseo pidiendo ser los reyes de aquel país. Pero el marido no quería, él solo quería quitarse la morcilla de la nariz.

Y después de mucho hablar y mucho hablar, decidieron gastar el tercer deseo y pidieron que se fuera la morcilla de la nariz.

Y entonces, sin nada otra vez, volvieron a la cama y, abrazados, se durmieron.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

6 comentaris

  1. Ian Jerez Mas

    La verdad es que me ha gustado mucho el cuento. Me ha parecido muy interesante ya que este cuento da una lección de vida. Los protagonistas en varias ocasiones dan una lección cuando el viejo malgastó un deseo a lo tonto. Y le pasó eso por no haber pensado antes, y también, la vieja sin pensarlo antes malgastó otro deseo más a lo tonto. Y como ya solo faltaba un deseo los dos viejitos pensaron en que lo podían gastar y después de un largo rato decidieron que todo volviese a la normalidad. Y que he aprendido hoy con esta historia? Pues que antes de hablar hay que pensar muy pero que muy bien las consecuencias que pueden traer, ya que cada acto como bien he dicho, tiene una consecuencia.

    Un cordial saludo,

    Ian Jerez Mas.

    1. Roger Sanchez

      Hola,
      Este cuento me ha gustado por la moraleja que refleja es cierto que el ejemplo que da entender es exagerado pero esta bien ya que tiene toques de humor y cuando me lo explicaron me divertí mucho.
      Creo que es algo en parte cierto pero la mayoría de veces no son adrede sino que es algo que los alumnos hacen involuntariamente.
      Adiós

  2. Wei Xiang Ye

    Hola Rosa Palau,

    Buenos día / buenas tarda o buenas noches, me ha gustado muchísimo este cuento, la parte que más me ha gustado, es cuando la persona le concede los tres deseos, la parte que menos me ha gustado es cuando la vieja le dice que ojalá que se le pegue a la punta de la nariz jaja, pero también es cruel. Espero que sigas haciendo más cuentos parecido como este estilo, sigue así!

    Adiós.

  3. Roger Sanchez

    Hola,
    Este cuento me ha gustado por la moraleja que refleja es cierto que el ejemplo que da entender es exagerado pero esta bien ya que tiene toques de humor y cuando me lo explicaron me divertí mucho.
    Creo que es algo en parte cierto pero la mayoría de veces no son adrede sino que es algo que los alumnos hacen involuntariamente.
    Adiós

  4. IAGO CARRERA GARCÍA

    Hola a tots,

    A mi aquest conte m’ha agradat perquè dona una gran lliço.Jo soc de les persones que moltes vegades no pensen el que diuen.També es interesant el tipus d’ historia que és.L’historia es simple pero vertadera,en el sentit de que molta gent que passa desgracies en un moment en que se li dona una oportunitat s’entusiasma molt i pot arribar a perdre aquella oportunitat pel simple fet d’entusiasmarse.També hi ha que mirar l’actuació dels dos personatges un malgasta un desig en una tonteria,i l’altre en una altra tonteria per voler donar-li una lliço.A mi aquest tipus d’historia m’agrada molt per les lliçons que donen.Jo amb aquest conte he apres que he de pensar el que dic.

    Un salut a tothom.

    Iago Carrera García.

  5. Junkai

    Hola Rosa Palau

    Bons dia / bona tarda o bona nit, m’ha agradat molt el conte la part que m’ha agradat més ha estat la part que deia que demanessin tres desitjos el problema era que el marit ha gastat un desig ha dit una cosa que li ha semblat pel cap i el conte ens diu que abans de parlar cal pensar doncs aquest era l’error que ha comès el marit. Espero que segueixis així.

    adéu

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>