Pràctica de “cadàvers exquisits”

El cadàver exquisit és una pràctica d’experimentació artística creada pels surrealistes i que pren la forma d’un joc col·laboratiu en què cada un dels participants ha de desenvolupar una història o una imatge partint de l’aportació del jugador anterior, de la que tan sols en resta visible l’últim element escrit o dibuixat. Amb aquest procediment els surrealistes volien potenciar la creativitat personal permetent que l’inconscient de cadascú treballés en llibertat, sense el condicionament d’haver de respectar les pautes o la lògica d’allò elaborat pels altres companys. El resultat eren obres terriblement imaginatives, productes d’una acció col·lectiva que avui segurament podrien definir-se com a “treballs en procés”.

(Exemples de cadàvers exquisits construïts a sis mans per André Breton, Jacqueline Lamba i Yves Tanguy)

Amb els alumnes de Llengua Castellana de 4rt de l’ESO vam dur a terme un petit projecte creatiu amb què, a més, s’incentivava la lectura de dues tradicions literàries tan aparentment dispars com són l’obra romàntica de Gustavo Adolfo Bécquer i els experiments avantguardistes. Així com també reforçar la competència lèxica i de vocabulari per mitjà d’una metodologia creativa i col·laborativa. El projecte consistia en elaborar cadàvers exquisits amb l’única condició d’emprar un seguit de termes extrets de la lectura d’Ojos verdes, inclòs al clàssic Rimas y Leyendas. Us deixem aquí un parell d’exemples significatius i molt interessants, en què remarquem els termes del vocabulari “becquerià” emprats.

Cadàver exquisit #1

“Esta historia empieza en la Edad Media, en un bosque, en el medio del cual, había una casa encantada por una vieja bruja. Esta convirtió el ánima de un chico porque se enamoró de él pero, era intangible, ya que era un ánima y el chico en sí. En ese momento, la bruja sorprendida, agarró su varita la cual era intangible para el resto de la humanidad, apuntó hacia él y justo después de apuntarle el chico salió corriendo para que no le consiguiera atrapar y matarle. Entonces con actitud verdaderamente muy nefasta se dio por muerto y acabó rindiéndose bajo sus grandes y malolientes pies “marronzudos”. El asesino le dio unos segundos para despedirse. Sus últimas palabras fueron tan malas que nadie quiso recordarlas. Aunque una sí que recordaban, la palabra era azuzar, incitar a un animal a atacar. Esa palabra era tan horrible que ni la mencionaban. Era un día normal y corriente. Otro como de costumbre, intentando no mencionar esa palabra hasta que pasando por delante de la iglesia, vi una estatua que antes no estaba y ni siquiera mencionaron su inauguración. Estaba parada allí, como un alabastro y con una expresión extraña. Cuando de repente el semáforo se puso en verde y pude continuar mi camino a casa. Mientras caminaba por la calle se me cruzó una persona de apariencia bastante extraña, inefable. Me quedé mirándole mientras caminaba y esa persona me miró también, entonces nos cogimos de la mano y me llevó a un establo donde estaba su maravilloso corcel, fue un día muy especial porque luego nos fuimos galopando en su maravilloso corcel hacia el infinito y más allá.”

Cadàver exquisit #2

“Una vez en el cementerio, a un ánima que vivía allí, le gustaba matarse a flexiones y sentadillas. Entonces, se encontró con un folleto que le decía que había una oferta para ánimas en los mejores gimnasios. Esta decidió primero beberse una lata de Redbull y salir trotando hasta el gimnasio. De camino hacia el lugar, se topó con una figura de alabastro. Tenía forma de caballo, pero no uno cualquiera. Este era de un negro muy intenso y brillante, con largas melenas, ojos grandes y piernas delgadas. El caballo y el ánima se detuvieron a charlar un rato. Después, prosiguieron su travesía por el pantano. Allí, encontraron un joven, que era hijo de un noble pero se había fugado por un amor prohibido y se había acabado perdiendo. tan funesta suerte los conmovió. Entonces, juraron ayudar al joven y él se unió a su marcha. El joven se montó encima del caballo para ir más rápido. El anima, quiso copiarle, pero al ser intangible, lo unico que podia hacer era una mera copia de cabalgar detrás del joven. el anima estuvo ligeramente airado todo el camino. En ese estado era terriblemente pesado. no paraba de hablar de lo horrible que era morir. Entonces, justo en ese momento, cayó del cielo un corcel, desplomándose en el suelo. El hombre me dijo:

-¿Ahora me crees? -después de lo que pasó era imposible no creerle.

-¡Sigo sin creerte, eso no puede ser posible. sigo pensando que eres un egoísta sin piedad y no mereces perdón!

-Me parece inefable, sin palabras me quedo.

-De todo corazón te lo digo, Mike, te quiero, pero creo que deberias ir a terapia.

Después de todo, merecemos una oportunidad y no sé si dártela.”

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>