“Me planteo el día a día. Eso de grandes proyectos… no”

Juanjo Hernández es profesor de matemáticas en el Ramon Casas i Carbó. Lleva el grupo de ampliación, además de diferentes clases de la ESO. Hoy, desde la optativa El Periodista Aficionat, le entrevistamos para saber más de este docente.

Obviamos el hecho de que te gustan las matemáticas, ¿no? 

Evidentemente, si no sería una tortura diaria explicar algo que no me gusta, pero hay momentos y momentos.

-Pero, ¿qué hay de la literatura? 

Me va a épocas; al no tener la obligación de leer puedo leer mucho o estar seis meses sin tocar un libro. Tengo varias preferencias también: me gusta leer con luz natural y sobre todo en verano, en invierno no leo casi nada.

-¿Alguna recomendación en especial? 

Un libro que releí con el rollo este del confinamiento (al igual que me releí muchos otros); se titula “El ruido de las cosas al caer”. Me gusta aunque quizá no es el que os recomendaría a vosotros, puesto que tiene un trasfondo muy complejo destinado para un público de otra edad.

-¿Y algún libro científico? 

Un libro muy interesante es uno de Stephen Hawking, “Breve historia del tiempo”, aunque lo recomendaría a alguien que esté haciendo una carrera científica; se necesita una cierta base para entenderlo bien.

-¿Eres futbolero o seguidor de algún deporte? 

No, nunca he sido futbolero, aunque sí que seguí el baloncesto en su momento. Deportes de raqueta he practicado y seguido, aunque hará unos diez años que perdí el interés por los deportes en general.

-¿Entonces qué haces cuando te sobra algo de tiempo? 

Depende del momento y de lo que me guste esa temporada, el otro día por ejemplo estuve con un juego de ordenador, que es de estrategia, que me gusta bastante.

-¿Se podría saber el nombre de este juego? 

Sí, se puede saber: se llama Civilization, va por la sexta versión, aunque mi favorita es la quinta.

-¿De pequeño te situabas en letras o en números? 

Siempre he sido de lo que son las ciencias en general: biología, matemáticas, física, ciencias, etcétera, aunque el dibujo técnico también me gustaba mucho. De las demás que eran obligatorias como catalán, castellano, historia… la cosa es que no me gustaban tanto, aunque sacaba buenas notas igual. No sé si está muy bien decirlo, pero bueno, si me tenía que poner, me ponía pero no con el mismo ánimo, no es que fuera un mal estudiante.

-¿Y ya te enfocabas a la educación? 

Yo hice la carrera de matemáticas por interés, porque me gustaba, pero la hice sin pensar en lo que iba a hacer después. Lo de ser profesor se me ocurrió a eso de un año de acabar la carrera; no la hice pensando en ser profesor.

-Sorpréndenos, ¿tienes algún proyecto en mente o algo que hayas comenzado a llevar a cabo recientemente? 

Pues no, no os voy a sorprender. Mirad, cuando lleguéis a mi edad, la cual no os voy a desvelar, os daréis cuenta de muchas cosas. Con vuestra edad, es normal tener una visión de la vida a largo plazo, pero cuando crecemos pasamos a plantearnos las cosas a un muy corto plazo; yo pienso en lo que voy a comer hoy, lo que voy a hacer esta tarde, este fin de semana como mucho… Me planteo el día a día. Eso de grandes proyectos, no. Es posible que sí que haya gente de mi edad con grandes planes, pero yo no soy uno de esos.

-¿Con qué edades prefieres trabajar? 

Te contestaría que bachillerato, no por la edad, sino porque no suelen haber alumnos desinteresados. Eso sí, cuando doy clases con grupos de ESO donde veo interés, me da igual, no es una cuestión de edad sino de interés. 

-¿Te consideras una persona abierta al cambio o eres más conservador en cuanto a la tecnología? 

Tengo móvil, tengo ordenador y hasta ahí bien, pero depende de la cuestión, por ejemplo; no me gusta nada comprar por internet. Hay cosas a las que todavía no me he adaptado, supongo que al final no me quedará más remedio, pero bueno.

-Sabemos que llevas un grupo de ampliación: ¿la idea fue tuya o del centro? 

Se juntaron varios factores que lo hicieron posible: por un lado se detectó que había varios alumnos que sobre todo en el ámbito matemático despuntaban bastante. Por otra parte, los profesores también tenemos que hacer un número concreto de horas semanales de clases y a mí me faltaba una hora o dos para llegar a ese mínimo. Se me planteó la idea y acepté para probar. La experiencia fue bastante positiva, aunque creo que había aspectos… digamos mejorables, que al menos yo habría cambiado, pero también siendo autocrítico. A lo mejor el año que viene cumplo las horas y no se hace, o no lo hago yo… o sí, no lo sé. Si estuviera en mi mano, yo diría que sí, pero se tienen que dar las circunstancias.

-¿Cuál crees que es el mayor hito que has conseguido? 

Uff, no me lo había planteado nunca… No es mi mayor hito, pero sí que me causa mucha satisfacción y orgullo cuando viene alguno de los alumnos que he llevado y que ya han acabado los estudios y sienten que lo que les he enseñado les ha servido para algo.

-¿Si de la noche a la mañana el sistema educativo cambiara, serías capaz de adaptarte o te costaría cambiar tus métodos de enseñanza? 

Esto es muy relativo; dependiendo del cambio, pero por lo general creo que me costaría mucho aunque tendría que adaptarme. He tenido que hacer clases online por confinamiento de mis alumnos y me gusta mucho menos, creo que en el aula se puede aprovechar mucho más el tiempo. ¿Gustarme? No me gusta, ¿me he adaptado y lo hago? Pues sí, pero prefiero las clases en persona.

-¿Y crees que debería de cambiar en algún aspecto? 

Hay muchos aspectos que yo creo que sí que deberían cambiar, pero tampoco es fácil cambiar ciertas dinámicas, ciertas cuestiones. Yo creo que sí, que hay muchos aspectos a cambiar, pero a veces hay casos en los que la cosa empeora, una cosa es la teoría y otra es la práctica; he vivido muchos cambios que han llevado la cosa a peor. Puedo ser tajante y decir que sí. 

-¿Tienes cierta confianza en el curso de la enseñanza o crees que la cosa se está torciendo? No tan enfocado en el docente, sino ya más en el alumnado…

Es una cosa muy difícil de contestar…. Yo sí que tengo una cosa clara y es que, a veces hago una comparativa entre el temario que yo daba con vuestra edad y lo que dais vosotros ahora a nivel de la asignatura que yo doy, que es mates, y sí que es verdad que he visto cierto empeoramiento. Yo hacía unos temas con catorce años que ahora se hacen con dieciséis. En ese sentido se ha perdido, pero también es verdad que en algunos aspectos se ha mejorado, yo no daba ni informática ni tecnología. Hay que valorarlo.

Pues hasta aquí las preguntas, Juanjo. ¡Muchas gracias!

Adrián Delgado y Samuel Gallardo

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>