La dama del lago

                                  LA DAMA DEL LAGO

 

 

Un vaho de aire frío

me conduce a mi bosque azul.

Allí, soy un hada, liviana,

frágil, etérea…

Los árboles agitan

sus brazos extendidos,

componen danzas,

me albergan

en su lecho,

hasta que me envuelven

y mis ojos se ajustan

a la penumbra.

En medio del sueño,

siento el hielo

quebrarse a mis pies

para caer de bruces

en un profundo abandono

siendo hoy, por unos instantes,

la dama del lago celeste.


Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>