Estar preparat/ada per a la lectoescriptura té a veure amb el cos

Sabemos que nuestros pequeños caminan y hablan en cuando están preparados. No hay recompensas o castigos necesarios para “enseñarles”. Sin embargo, se espera que los niños lean, escriban y deletreen a los cinco y seis años de edad, como si se desarrollaran todos de la misma manera al mismo tiempo. Se fuerza el aprendizaje académico a los niños pequeños con la suposición de que esto los hará mejores estudiantes. Este enfoque no solo es innecesario, sino que puede estar contribuyendo a problemas tales como trastornos del aprendizaje, déficits de atención y estrés a largo plazo

Premeu la imatge per seguir llegint l’article

.

 

Article de Laura Grace Weldon (Reading Readiness Has To Do With The Body) traduït a la web ‘Terra Mater’