Como agua para chocolate

Como agua para chocolate

Laura Esquivel

Laura Esquivel, con su primera obra, Como agua para chocolate, me ha maravillado por su sensibilidad extraordinaria en temas duros como la Revolución mexicana. Esta novela nos transporta al México en la época de la revolución y a las penurias que eso conlleva. Sin embargo, Tita, la protagonista, nos introducirá en un ambiente donde ese no será el mayor de los problemas, o al menos no lo será para ella.

Tita es una la menor de tres hermanas y eso la convierte en la mujer que debe cuidar a su madre hasta su muerte. Eso no le impide enamorarse de un joven a la edad de 15 años, este es Pedro. Este amor le acompañará toda su vida. No obstante, será su hermana Rosaura la que se case con Pedro, aunque él solo ame verdaderamente a Tita, de quién se enamoró a primera vista. Tita pasa parte de su vida junto a su madre, sus hermanas y Pedro sufriendo por no haber podido elegir su destino. Más tarde y tras la muerte de su madre será libre de casarse con quien quiera. El hijo de su hermana Rosaura, Roberto, y posteriormente, su hija Esperanza serán muy importantes para la chica y les procurará lo mejor a pesar de su rencor a su hermana y de las circunstancias. Tita deberá luchar contra las imposiciones sociales y de su madre para conseguir la felicidad junto a su amor, tan deseado.

La historia está narrada a partir de las recetas de los platos que prepara Tita para cada ocasión. Todos los capítulos giran entorno a una comida o un evento en el cual es necesario la preparación de platos muy elaborados. Esto permite la construcción de una alegoría que vincula la maestría de los sentimientos con los ingredientes de los deliciosos manjares. Así, Laura Esquivel pudo crear una obra de referencia en la novelística latinoamericana del género del realismo mágico. Este género permite explicar sensaciones y conceptos que no son posibles de expresar a través de ningún otro género. Los sucesos surrealistas dotan al libro de una identidad propia y un ritmo muy agradable para el lector.

Todos los personajes de la historia tienen un papel muy importante en la vida de Tita. Mamá Elena es la madre de la muchacha. Ella es la que decide y habla por sus hijas. Ella es principalmente la culpable de la amargura de Tita por su carácter déspota y opresor. Gertrudis es una de las hermanas de la protagonista. Tras probar las codornices en pétalos de rosas, hechas por Tita con un gran amor, le invade el deseo y es recogida por un caballero que la sacia o al menos eso intenta. Después de ese episodio empieza a trabajar en un burdel y es repudiada por su propia madre. Rosaura, también hermana de Tita, tiene una mente muy cerrada y grandes complejos, sobre todo al final de sus días, con su aspecto. En cierto modo, ella es desgraciada por no ser querida por su marido. Pedro es un hombre muy serio y tiene los sentimientos claros, durante toda la novela siente un gran amor por Tita y siente celos cuando esta está con John. John, al igual que Tita, tiene una visión menos retrógrada del mundo y de las relaciones. Esta dispuesto a casarse con ella aunque ésta no sea virgen.

El tema principal de la obra es el amor prohibido. No solo Tita y Pedro son separados por razones sociales o tradicionales. Mamá Elena también pasó por algo parecido que afectará a sus hijas. Durante la novela se hace notar el dolor de las mujeres a causa de no poder hacer lo que ellas desearían. En esa época eran obligadas a acatar las normas impuestas y dejar a un lado sus opiniones, siguiendo así con la mentalidad machista que ha acompañado a la sociedad desde sus orígenes. De una forma más sutil también se entrevé la hipocresía y falsedad en las familias, puesto que están unidas solo para aparentar decencia. La decencia de la que se presume en la historia, vista desde la perspectiva actual, no es nada de lo que nadie se pueda sentir orgulloso. Sin embargo, esta mentalidad sigue en cierto modo instaurada en nuestra sociedad y no la permite avanzar. La lectura de esta novela me ha permitido ampliar mi opinión sobre la sociedad actual comparada con la de años atrás.

Este libro llegó a mis manos por casualidad buscando algo en una vieja estantería. Su título me sorprendió entre todos los demás. El significado de éste es que el agua necesita estar hirviendo para hacer chocolate y la protagonista se siente así de inquieta por realizar su propia vida al lado de Pedro, su amado. Después de leérmelo le expliqué a mi familia cuál era su argumento y mis impresiones sobre el mismo, pero al parecer ellos ya lo habían leído tiempo atrás. Como agua para chocolate es una lectura obligada para los amantes de la misma.

Marta Ibáñez – 1r BATX

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: You can use these tags <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>