Pseudomonas aeruginosa en una muestra de agua

Pseudomonas aeruginosa es un patógeno típico de las aguas embotelladas y que causa una amplia gama de infecciones: ocular, otitis del nadador, el síndrome de la uña verde, pneumonía… Pero tranquilo (o no), estas infecciones se desarroyan en pacientes nosocomiales, que no están sanos. Puede formar parte de la flora microbiana normal de zonas húmedas del cuerpo y vive en todo tipo de aguas y humedades, sobretodo en las aguas de manantial. Por esto último, se considera un microorganismo indicador de la calidad de las aguas. Entre sus características, destaca su capacidad de producir variedad de pigmentos a 35-37 ºC como la piocianina (azul-verde), la piorrubina (roja) i la fluoresceína (verde fluorescente). El fundamento de su detección se fundamenta en gran parte en la estimulació y observación de estos pigmentos.

Para su determinación, se hará una prueba presuntiva inoculando diferentes volúmenes de agua muestra en tubos con el medio Asparagina. Este medio proporciona las condiciones apropiadas para el crecimiento de Pseudomonas aeruginosa: tampón de pH (K2HPO4), MgSO4 que estimula la producción de fluoresceína y L-D Asparagina que al ser fermentada por Pseudomonas producirá ácido aspártico. Después de incubar a 37ºC durante 24 horas, se considerarán positivos los tubos que presenta turbidez y opcionalmente, se pueden examinar en una lámpara UV de 254 nm larga para detectar la possible (pero no imprescindible) fluorescencia.

Positivos de la prueba presuntiva.

Para descartar falsos positivos (otros organismos gram negativos fermentadores) y asegurar la presencia de pseudomonas aeruginosa, se someten los positivos de la prueba presuntiva a una última prueba confirmativa. Pasa esta prueba, se sembrarán los tubos positivos en agar Cetrimida y se incuba a 37 ºC durante 48 horas. Éste también proporcionará nutrientes, estimuladores de la producción de piocianina (MgCl2 y K2SO4) y Cetrimida que, ademas de estimular la producción de fluoresceína, inhibe la flora acopañante de Pseudomonas (destruyendo las membranas).

Por tanto, si finalmente se observa el crecimiento de colonias con pigmentación verdosa (pigmentos marrones o amarillos no corresponden a Pseudomonas aeruginosa) en el medio cetrimida y, opcionalmente, se visualiza fluorescencia, podemos confirmar la presencia de Pseudomonas aeruginosa en la muestra de agua. Hay que aclarar que no todas las cepas de este género producen fluoresceína, es por eso que no se considera un requísito imprescindible para su detecció. La legislación sobre aguas aptas para el consumo humano no permite su presencia, por lo tanto solo interesa conocer si está presente o no, pero existen métodos para determinar su concentración, cómo el NMP.

Positivo confirmativa amb Cetrimida.