ORGULLO Y PREJUICIO, DE JANE AUSTEN

«Es una verdad reconocida por todo el mundo que un soltero dueño de una gran fortuna siente un día u otro necesidad de una mujer.»

Con esta cita empieza Jane Austen (1775 – 1817), una destacada novelista británica que vivió durante la época gregoriana, uno de sus libros más famosos: Orgullo y prejuicio. Se publicó por primera vez el 28 de enero de 1813 y fue una de las primeras comedias románticas en la historia de la novela.

Es una obra muy popular en la literatura inglesa, gracias al gran talento de su autora y también a las muchas adaptaciones que se han hecho posteriormente como algunas películas, por ejemplo, Orgullo y prejuicio (2005) o incluso en forma de un musical de Broadway (1959).

En un total de unas 500 páginas (dependiendo de la edición) y de 61 capítulos, se recoge el tema principal del matrimonio entre distintas clases sociales, además del amor, la amistad, la familia, el dinero, etc.

La trama se sitúa a finales del siglo XVIII en un pueblo cerca de Londres.

La familia Bennet tiene un total de cinco hijas (en orden de edad de mayor a menor son: Jane, Elizabeth, Mary, Kitty y Lydia), todas solteras. Con la llegada de Mr. Bingley a Netherfield, la señora Bennet intenta casar a alguna de sus hijas con este rico y apuesto hombre, para así poder solucionar todos sus problemas económicos, ya que cuando el señor Bennet muera, sus posesiones, incluyendo la casa, pasarán a manos del primo de las chicas, Mr. Collins.

Mr. Bingley llega a la ciudad junto a sus hermanas y Mr. Darcy, un hombre con grandes cantidades de dinero, muy serio y que en un primer momento a nadie le cae bien.

A lo largo del libro podremos observar como Jane y Mr. Bingley se van enamorando, al igual que Elizabeth y Mr. Darcy, pero que, por culpa del orgullo y la distancia social, la astucia y la hipocresía, los malentendidos y los juicios apresurados, su viaje hacia la felicidad se hace difícil.

A nivel estructural, esta obra es lineal, cosa que hace que sea un libro muy fácil de entender y de seguir la trama, ya que no tiene saltos temporales importantes. Tiene una estructura cerrada, porque la narración tiene un final que no admite otra continuación.

Los personajes principales son: Elizabeth Bennet, segunda de las cinco hermanas y la más bella de la familia después de Jane, según las palabras de su madre. Es una joven de veinte años, inteligente, ingeniosa, divertida, un poco orgullosa y con muchos prejuicios al comienzo de la novela. Se deja llevar siempre por las primeras apariencias, pero con el tiempo se da cuenta de que no siempre la primera impresión es la que define a la persona. Después encontramos a Fitzwilliam Darcy, un hombre inteligente, rico y tímido, que a menudo parece arrogante y orgulloso a los extraños, pero en realidad es honesto y bueno. Inicialmente, considera a Elizabeth socialmente inferior a él, pero descubre que, a pesar de sus inclinaciones, no puede negar sus sentimientos hacia ella. Su primera proposición es rechazada debido a su orgullo y al prejuicio de Elizabeth contra él, de esta idea surge el título de la obra.

Otros personajes con un papel importante dentro de la historia son el señor y la señora Bennet; Jane Bennet, la hermana mayor que tiene veintitrés años de edad, es reservada, tímida y muy dulce; Charles Bingley, el mejor amigo del señor Darcy, es un joven extrovertido, amable y rico; William Collins, sobrino del señor Bennet, un clérigo de mente estrecha, excesivamente apegado y pelota con su patrona, Lady Catherine; etc.

En mi opinión, lo mejor de estos personajes es ver la clara evolución que hacen a lo largo de la obra, ya que dejan de lado sus prejuicios para acabar complementándose perfectamente. También se puede observar cómo a medida que avanza el libro, vas conociendo mejor a cada personaje y eso provoca que te puedas sentir más adentrado en la historia y entender más el punto de vista de cada uno. Personalmente, mi personaje favorito es Elizabeth, ya que rompe con todos los esquemas de la idea de mujer del siglo XVIII al ser una persona independiente y astuta.

En cuanto el lenguaje utilizado, al ser una obra de hace más de 200 años, puede que el vocabulario sea un poco complejo de entender, ya que es antiguo y no se usan las mismas expresiones que hoy en día. Además, se usa mayoritariamente un lenguaje culto y refinado, ya que muchos de los personajes tienen un alto estatus social.

Aunque el argumento de la obra nos queda bastante lejos, creo que la autora realmente consiguió reflejar muy bien la sociedad británica de su tiempo. No obstante, hay aspectos de la obra con los que no estoy de acuerdo, como por ejemplo una cierta cosificación de la mujer o la dependencia económica de estas, pero no voy a criticar el libro por eso, ya que no está escrito con la mentalidad del siglo XXI. Es interesante ya que te da la oportunidad de comparar la evolución de la sociedad y cómo ha cambiado sobre todo el concepto de matrimonio.

Por lo general, este libro es un clásico que cuenta una historia de amor con crisis y un final feliz, y lo recomendaría a las personas a las que les gustan los romances.

Desde mi punto de vista, es una obra muy bien escrita y, por lo general, he disfrutado leyéndola, pero para mi gusto el argumento es bastante predecible, por lo cual, en algunos momentos, se puede llegar a hacer un poco larga.

Cèlia Pons, 1º de bachillerato

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>