Concurs Sant Jordi. Conte d’Amine Oqayl

EL CHICO VIAJERO

Había una vez un chico que se llamaba Juni. Tenía un gato, que siempre salía al puerto a encontrarse con sus amigos gatos para comer pescado en la pescadería que había allí.

Juni tenía claro que su gato salía con sus amigos pero siempre se preocupaba por él cuando salía.

Una vez, el gato y sus amigos subieron en un barco rumbo a  Italia donde se encontraron con más gatos.

Juni, preocupado, fue al puerto pero como no encontró  a su gato preguntó a los estibadores si lo habían visto. Uno de ellos llamó a su compañero, que le dijo que lo había visto subirse a un barco. A sí que el chico cogió un avión rumbo a Italia. Al final vio lo bonito que era ese país  y se compró una casa y un coche para quedarse a vivir allí.  Sin  embargo, sigio buscando a su gato.

Un día, paseando por la calle, Juni al fin encontró a su gato, pero estaba algo cambiado, había cogido poderes y… ¡hablaba! El gato le contó que había encontrado en una cueva subterránea y mágica que, cuando entraban los animales, salían con el don de la palabra.

Juni y su gato, de nuevo reunidos, fueron felices y mantuvieron largas e interesantes conversiones durante toda su vida.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>