La hormiguita desobediente

DSC00875

Estaba la hormiguita jugando con unas flores y su mamá.

-¿Mamá, otra vez lechuga y verduras? ¡A mí no me gustan las verduras!- dijo la hormiguita.

Su mamá le explicó que las verduras eran buenas para su organismo y otros alimentos como los dulces y las carnes rojas le harían daño a su salud.

La hormiguita no hizo caso y salió de casa hacia el restaurante de comida rápida que quedaba cerca del parque. Allí se metió por una ranura de la pared y fue directa a las carnes y helados y se dio un gran banquete. Volvió a casa redonda como una pelota y su color pasó de ser negro a amarillo de lo pálida que estaba. Cuando su mamá la vio, se preocupó mucho porque se veía muy enferma. Entonces llamó al doctor y cuando llegó le tuvo que hacer un lavado de estómago que la dejó vacía y tuvo que inyectarle suero para hidratarla. En definitiva, fue una tarde muy dolorosa para la hormiguita.

Después de ese día hizo caso a su mamá para no volver a sentirse tan mal.

DEBEMOS ESCUCHAR LOS CONSEJOS DE NUESTROS PADRES Y CUIDAR NUESTRA ALIMENTACIÓN PARA NO ENFERMARNOS.

DSC00877                                CUENTO ORIGINAL DE ESMERALDA DÍAZ (1º ESO)

1 comentari

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>