ENTRE LEYENDAS: LO QUE LA MENTIRA ESCONDÍA

Tenía una muy buena imagen en mente cuando fui a visitar ese pueblo llamado Canet de Mar, por los alrededores siempre se difundían maravillas de esta localidad. Siempre había querido confirmar si esas palabras en boca de todos eran pura verdad.

 

A primera vista, todos eran alegres y amables con el resto del mundo, el ambiente estaba lleno de calidez por esta forma de actuar; pero algo se sentía extraño, fuera de lugar,… algo no era normal. Decidí ignorar ese pensamiento y preferí disfrutar de la atención que me brindaban los habitantes locales; sabían que yo era  de fuera del pueblo de alguna forma, seguramente sería algo en mi forma de mi vestir, o al menos eso pensaba en esos momentos.

 

De repente, uno de los habitantes me sugirió que si quería hacer una pequeña visita guiada por los interiores del ayuntamiento. Sin tener nada más que hacer acepté encantado la oferta. Lo que sucedió después todavía sigue borroso en el interior de mi mente…

 

Ahora estoy solo, en una habitación algo oscura, escribiendo estas líneas. Siendo estos los últimos párrafos que llegará a escribir mi verdadero yo. Antes de que me convierta en parte de la población de este alegre e imperturbable sitio, siendo una marioneta más, un cuerpo vacío.  Excepto por los deseos de atraer a otros con una gran sonrisa de intenciones ocultas.

 

Adrià Fraile, 4tC

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>