ENTRE LEYENDAS: La Leyenda de Thracia 7 76

Esta leyenda cuenta cómo, en unos tiempos ya no presentes en ninguna memoria aún viva, dos jóvenes cambiarían para siempre el futuro del pueblo de Canet de Mar.

Según los ya escasos documentos de aquella época, esas dos personas se llamaban Ique y Roymondo (nombres no usados en el castellano actual, por cierto), que eran dos compañeros que se acababan de mudar al pueblo por razones desconocidas, aunque se especula que era debido a una oferta de trabajo. Habían oído hablar de la localidad, pero ignoraban el peculiar comportamiento de su población.

En Canet estaba custodiada una escritura sagrada, un libro, llamado Thracia 7 76, que todos los habitantes estaban obligados a leer por lo menos una vez en su vida. Eran capaces de reconocer cuándo una persona no lo había hecho, y dicha persona se volvía esencialmente invisible ante los ojos de la comunidad. “No has leído Thracia 7 76, por lo cual tu opinión es inválida”. “Eso me hace ser objetivamente mejor persona que tú”. Esa fue toda la interacción que recibían con los habitantes del misterioso pueblo.

¿Thracia 7 76? ¿Qué significa ese nombre? ¿De qué podría tratar el texto? Estos pensamientos invadieron la mente de los dos jóvenes durante las primeras semanas, hasta que un día, Roymondo dejó de hablarse con Ique. “¿Quieres callar? No me importa lo que pienses. He leído Thracia 7 76, y hasta que no lo hagas tú también, aléjate de mí” respondió Roymondo después de que Ique insistiera para que le dirigiese la palabra. 

Ique nunca se había sentido tan mal. La única persona en quien podía confiar le había traicionado. Fue en ese entonces que tomó la decisión. Fue a buscar el libro después de seguir las indicaciones que tanto le costó conseguir, y lo empezó a ojear.

 

Fue en ese preciso instante que la verdad absoluta sobre la vida misma se ciñó sobre su mente. Se convirtió en un ser con un conocimiento que jamás podría haber llegado a comprender. Tal fue el estado de choque en el que se encontró que perdió el libro. Aquellas escrituras provenientes de la antigua Tracia de siete capítulos con setenta y seis páginas cada uno se perdieron después de tantos siglos de historia. Pero ya daba igual. Se había convertido en un ser superior. El último, de hecho. 

Pero quizás no para siempre. Quién sabe si el libro yace en algún rincón del pueblo, esperando a ser leído de nuevo…

 

AntonPomés, 4tC

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

XHTML: Trieu una d'aquestes etiquetes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>