El buen profesor, de Violeta Tolleson

A les proves de competències de 4t d’ESO els alumnes havien de fer una redacció de 125 paraules amb el títol: ¿Cómo es para ti un buen profesor? Volem compartir amb tots vosaltres el text que ha escrit la Violeta Tolleson de 3C i que dóna sentit a la nostra professió.

Gràcies Violeta per les teves paraules.

EL BUEN PROFESOR

¿Cuál es la función de un profesor?

Los profesores nos muestran y enseñan cosas ayudándonos a crecer y desarrollarnos
como personas. Ellos, nos guste o no, y en mayor o menor proporción, forman parte
de nuestra vida y por ella pasan muchos, cada uno diferente que el anterior, con sus
manías y defectos, pero también con sus virtudes. Entonces, ¿cómo es un buen
profesor?

Un buen profesor es aquel que disfruta de su trabajo y le apasiona. El que se levanta
cada mañana, a pesar de que tenga un mal día, con la ilusión de enseñar cosas nuevas
a la gente. No obstante, cabe destacar que el buen profesor no es aquel que sonríe
todo el tiempo, sino aquel que sabe cuándo ser bromista y cuándo escarmentarte y
ponerse serio. En otras palabras, un buen profesor no es el más simpático o con el que
mejor te llevas, sino el que mejor enseña. El que lo hace con paciencia y de manera
clara, sencilla y cercana, pone ejemplos y te lo explica las veces que haga falta para
que lo entiendas. Y si finalmente no lo entiendes, valora tu esfuerzo y actitud y no tus
resultados. Pero un profesor no es solo el que se dedica a la enseñanza, es también el
que está dispuesto a ayudarte y escucharte si tienes un problema, con el que te sientes
cómodo a la hora de hablar y el que sabe empatizar con sus alumnos, teniendo en
cuenta que un día fue uno de ellos. Los profesores nos abren nuevas puertas ( que a
veces nosotros mismos nos cerramos) y nos acompañan, día a día, durante gran parte
de nuestra vida, por nuestro camino hacia un futuro en el que podamos ser personas
con estudios, formación y cultura. A lo largo de este, nos ven reír, llorar y nos permiten
caernos, para luego ayudarnos a levantar.

En pocas palabras, un buen profesor no es aquel que únicamente nos da lecciones de
matemáticas, física o lengua, sino aquel que nos da lecciones de vida. Porque, al fin y
al cabo, ¿qué sería de nuestra vida, nuestro futuro, sin ellos?

Violeta Tolleson. 3C