25N Dia Contra la Violència de Gènere

El dissabte celebrarem la lluita contra la violència de gènere i avui hem fet un acte reivindicatiu al centre.

La Carla ha llegit el manifest, que us deixarem llegir tot seguit, i ha fet veure l’esforç que tenim dia a dia les dones per demostrar que podem amb tot, sobretot si ens ho creiem!

Després de la lectura els assistents han pogut anar passant un a un per deixar la seva empremta lila al nostre cartell amb els lemes #niunamenys #lamanadasomostodas

Gràcies a totes i tots per participar i per fer caliu!!! Totes podem!!!!

 

Manifest:

“cada vez que

dices a tu hija

que le gritas

porque la amas

la enseñas a confundir

rabia con bondad

lo cual parece una buena idea

hasta que ella crece y

confía en hombres que la lastiman

porque se parecen tanto

a ti”

 

Rupi Kaur traducida por Elvira Sastre

Ya de niñas nos enseñáis a jugar en silencio, sin molestar porque papá está trabajando; mientras ellos, los niños, pueden gritar, correr y saltar, porque así liberan tensión, los justificáis. Mamá nos gritó ochenta veces y seguimos sin despegar los ojos de los dibujos. Papá clavó el puño en la mesa y ni el perro se atrevió a ladrar.

Toda la vida en un rincón: ¡Calla!, ¡no te levantes!, ¡estudia! Tan solo les faltó un “no pienses y obedece”.

Ahora, ya mujeres, queremos girar la tortilla, no solo en la cocina. Saldremos de ella con la fuerza, el grito, la revolución y la lucha que hemos acumulado tantos años. Levantamos la cabeza, ahora sí, y vamos a comernos el mundo. Nos queremos vivas y unidas, la manada somos todas.

No podemos tolerar que se nos menosprecie, que no se nos crea, que se nos materialice, que se nos ponga precio o adjetivos. Para todo eso debemos creer primero en nosotras mismas y en nuestra fuerza, y luego en la de todas las demás. Y no, no vamos a esperar como se nos ha enseñado, la lucha contra la violencia de género empezó hace mucho y debe estar presente en nuestro día a día, porque tú, y la chica de tres filas atrás, y hasta tu hermana, ha sufrido o va a sufrir, una agresión a su “sobreentendida debilidad” en algún momento de su vida. Existe, está aquí, y vamos a frenarlo porque juntas podemos, sabemos y nos lo creemos.

Carla Vadillo